AfrikaansArabicChinese (Simplified)DutchEnglishFrenchGermanGreekHindiItalianJapaneseKoreanPortugueseRussianSpanishTurkish

Así planea Pasto convertirse en una biodiverciudad

COMPARTIR:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

El proyecto inicia con la restauración ecológica del área de recarga hídrica y del parque del río Pasto, el cual tiene un costo de $550.000 millones.

La capital nariñense inició el camino para convertirse en una ciudad amigable con la naturaleza y comenzará el desarrollo de proyectos con espacios verdes, alineados con iniciativas de desarrollo social y económico.

El plan, que se oficializó con la firma de un acuerdo de voluntades con el Ministerio de Ambiente, comenzará con la restauración ecológica participativa del área de recarga hídrica y del parque lineal del río Pasto, con un costo total de $550.000 millones.

El alcalde de Pasto, Germán Chamorro de la Rosa, y el director general de la Corporación Autónoma Regional de Nariño (Corponariño), Hugo Mideros, junto con Nicolás Galarza, viceministro de Ordenamiento Ambiental del Territorio del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, sellaron la firma del acuerdo de voluntades para poner a andar la iniciativa.

Según Galarza, “lo importante es empezar, porque cuando se empieza se le demuestra a la ciudad los beneficios y se ve que esto se puede convertir en realidad. Resalto que estemos entregando esto como una primera fase. Ahora el desafío es de todos, apropiarnos de este espacio, cuidarlo, pedir más espacio. Esto no es un proyecto aislado, es un proyecto de ciudad, y es muy importante que así se conciba, desde la ciudadanía y la corporación”.

Un corredor ambiental

La iniciativa se centra en convertir al río Pasto en el corredor ambiental, fomentando la integración social y espacial del sector, por medio de una ruta segura con prioridad para ciclistas y peatones, que consiste en la redefinición de los perfiles viales.

La intervención, que se hará por fases, busca ser un eje de articulación y conexión de los equipamientos y espacios públicos existentes y proyectados, a través de la creación de una red ambiental de saneamiento, alcantarillado y peatonalización, movilidad alternativa y generación de 500 metros cuadrados de espacio público para la recreación, el deporte y los transportes alternativos. El proyecto ya construyó y entregó un tramo, otro tramo está financiado y los otros 11 se encuentran en el proceso de diseños.

El alcalde de Pasto, Germán Chamorro, dijo que esta es una oportunidad para recuperar todo el potencial ambiental que tiene la ciudad e integrarlo a los planes de desarrollo de la misma.

Para sacar adelante estas iniciativas, el gobierno local deberá promover la educación ambiental para la apropiación de las especies de flora nativas de la ciudad como el zarcillejo. “Que este parque se convierta en un aula ambiental, que la gente que empiece a utilizar este espacio público aprenda del entorno que la rodea. Esta mañana estábamos visitando la laguna de la Cocha, el Parque Nacional que está allí, la pequeña isla de la Corota, que prontamente se va a abrir al público para que los colombianos conozcan el zarcillejo, que es la flor insignia de la ciudad y aprendan sobre ella”, comentó el viceministro Nicolás Galarza.

También se trabaja en el proyecto del Parque Ambiental Natural Chimayoy, que, con sus seis hectáreas de bosque alto andino, y bajo el liderazgo de Corponariño, también busca convertirse en un referente de educación ambiental y turismo de naturaleza, incentivando prácticas de sostenibilidad para el beneficio de la región.

El desarrollo de biodiverciudades es un programa del Minambiente que busca que éstas integren la riqueza natural de sus territorios al desarrollo urbano sostenible, utilizando la misma biodiversidad para desarrollar soluciones basadas en la naturaleza y nuevas oportunidades para el bienestar de sus ciudadanos.

Aumenta el número de biodiverciudades

Son 13 las ciudades que hacen parte de la iniciativa Biodiverciudades del Ministerio de Ambiente: Barranquilla, Montería, Barrancabermeja, Bucaramanga, Manizales, Armenia, Villavicencio, Yopal, Leticia, Quibdó, Pasto, Medellín y San Andrés. La capital de Nariño inicia entonces ese camino en búsqueda de lograr la transformación social y ambiental.

El viceministro Galarza manifestó que haber empezado con la implementación de un proyecto urbano en otras ciudades colombianas, como fue el caso de Montería, significó la apertura para la transformación de la capital de Córdoba hacia un modelo de sostenibilidad, que es la apuesta que hoy tiene Pasto.

En el trabajo desarrollado en las biodiverciudades destaca la instalación de ecoviveros en establecimientos educativos y la realización de jornadas de ciencia participativa, como parte de las estrategias para impulsar la educación ambiental en las ciudades, la participación de la comunidad y la apropiación de conocimiento de los ciudadanos sobre la biodiversidad de su territorio.

El objetivo del Gobierno es que más ciudades se sumen a esta iniciativa que es determinante en el trabajo tendiente a adoptar estrategias que permitan la mitigación del cambio climático y sus efectos.

El propósito es que cada territorio aproveche y fortalezca su riqueza natural para potenciar en beneficio de la calidad de vida, del desarrollo bajo en carbono e incluso de la economía de las regiones.

Relacionados